La energía de la tierra representa el futuro para la climatización de los edificios

Futuro?
Geotermica solar > Evolución

Evolución energía geotermica. Referencia mundial

La primera bomba geotérmica fue instalada en Commonwealth Building de Portland (Oregón) en el año 1946. Pese a este prematuro acontecimiento, la geotermia solar no acontece popular hasta la crisis del petróleo de 1973, dónde países como Alemania, Suecia, Estados Unidos, Canadá o Inglaterra potenciaron la utilización de la bomba de calor como alternativa de los combustibles sólidos.

Teniendo en cuenta los ambiciosos objetivos de la UE sobre la energía renovable, previstos para 2010, se han puesto en marcha varias campañas para hacer frente a este hito. La actual campaña “Energía Sostenible en Europa 2005-2008” pretende como una de sus metas, para potenciar las energías renovables, la instalación de 250.000 bombas geotérmicas. En nuestro país, dado el poco grado de madurez del mercado de la geotermia solar, se confunde en muchos casos, la geotermia de alta entalpía (creación energía eléctrica) con la geotermia solar (que aprovecha energía térmica solar, siendo una excelente solución de eficiencia energética). Los organismos oficiales van incorporando la geotermia solar como energía renovable siguiendo la tendencia europea.

A continuación podemos mencionar las principales referencias de los organismos oficiales en materia de geotermia solar y su aplicación a la climatización de los edificios:

A. Libro Azul de las Fuentes Geotérmicas. Comisión Europea 1999.

Este libro se puede considerar como la referencia comunitaria de la energía geotérmica. En él se especifica que hay dos sistemas de explotación de la energía geotérmica: las fuentes de alta temperatura, más de 150º C utilizadas para la generación de energía eléctrica y las fuentes de baja temperatura (menos de 150º C) que se utilizan directamente como energía o bien a través de las bombas de calor, incluso por debajo de los 20º C. La energía geotérmica no genera ninguna emisión de CO².

Las bombas de calor geotérmicas (GHP) pueden funcionar en todos los países. Su mercado es muy amplio: desde casas unifamiliares a complejos edificios públicos. La doble función de las GHP (calefacción y aire acondicionado) hace que se espere una fuerte implantación en un futuro muy próximo. El uso de las bombas de calor está muy extendido en EEUU y en Japón. Pero en Europa sólo se utiliza en Alemania, Suiza, Austria, y Suecia. El mercado potencial es también importante en los países que necesitan aire acondicionado como es el caso de Italia, Portugal y España.

B. Departamento de energía de los EEUU.

Las bombas de calor geotérmicas (GHP) proporcionan una energía económica para calentar y refrigerar el hogar. Sus principales ventajas son:

- Bajo consumo de energía.
- Comodidad a lo largo del año (grado de confort muy alto).
- Características del diseño (tamaño más reducido).
- Estética mejorada: Los equipos no requieren torres de refrigeración.
- Respeto total al medio ambiente.
- Bajo coste de mantenimiento.
- Calefacción y refrigeración a la vez.
- Durabilidad (más de 20 años).

C. Libro Verde de la Comisión d’Energía de la Comunitat Europea:

Indica que la Unión Europea debe mejorar su dependencia en materia energética que actualmente es del 50% y se espera que ascienda a tasas del 70% en 2030. Las emisiones de CO² están subiendo, y por lo tanto existen dificultades para cumplir con los compromisos de Kyoto. El crecimiento de la demanda energética sólo puede ser influida en materia de promoción de economías en los edificios y en el sector de los transportes.

D. Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la mejora energética de los edificios nos dice:

El consumo energético en la UE va creciendo de año en año. De este consumo el 40,7% de la demanda es utilizada por el sector residencial y terciario. Y sólo un 10% de la energía consumida por este sector proviene de fuentes de energías renovables. Al sector terciario (residencia y servicios), el consumo por climatización y obtención de agua caliente representa más de un 65% de su consumo. Se piensa potenciar las economías realizadas gracias a las medidas de promoción y rentabilidad energética de los edificios en este campo, junto con el alumbrado. Con un conjunto de medidas parece posible economizar el 22% del consumo actual con un horizonte sito en 2010. El futuro de las bombas de calor viene condicionado al descenso de su precio y la mejora de los rendimientos

 

Imprimir